viernes, 29 de julio de 2011

IRONMAN FRANKFURT 2011










Ladrillo de crónica…el que avisa no es traidor…
Segunda vez que cometo la osadía de ponerme en la línea de salida de un Ironman. Sólo los que lo han hecho saben lo que ello conlleva, el esfuerzo y sacrificio. La sensación de cruzar esa meta es inenarrable, pero el camino que lleva a la alfombra roja es duro. Son días y días en los que a veces hacer lo que más te gusta se convierte en una obligación, en una responsabilidad. Todo esto se resuelve en un día. Tus sudores e ilusiones se tamizan en una jornada. Un Ironman es muy grande, grande en ilusiones y satisfacciones, pero también puede llegar a ser estresante y cruel. Te puede golpear duro y ahí sólo queda levantarse una y otra vez demostrando que sí, que te mereces que te pongan esa ansiada medalla, que sí, que puedes colocarte con orgullo la gorrita, la camisetita o la mochila de esa ansiada marca que te delata como uno de esos locos que se entregan a la aventura de disputar y concluir esa prueba mágica.
Ha sido un año lleno de vivencias y alegrías en lo personal, de conocer y disfrutar de buena gente. No he descuidado mi preparación a pesar de la desidia ocasional y a veces los problemas físicos, aunque el nivel ha sido un poco más bajo que la pasada temporada. Se puede decir que no he acabado de encontrarme…Las últimas semanas arrastraba un problema de isquiotibiales que acabó por dejarme en el dique seco. Gracias a las manos de Ángela, primero amiga y luego fisioterapeuta y a las inyecciones de inzitan pude ponerme en la línea de salida. El objetivo de bajar marca varía y una vez más el Ironman te marca las pautas de tu carrera. Ahora estar ahí parece suficiente. Suena el himno alemán y comienza la natación. Nervios compartidos, y sorprendente en mi …cara de felicidad, parece que la lesión me quita la presión. Comienza la batalla: golpes aquí, golpes allí…yo a un ladito…objetivo concluir lo menos cansado posible, las piernas casi ni las uso. Salgo del agua muy muy entero en un tiempo cochambroso para variar…”Hay que ponerse en serio a entrenar la natación” la misma frase de siempre, la que me recuerdan siempre compañeros y amigos…
Llueve. Hace frío. La cara comienza a cambiar. Me pongo una camiseta térmica que lleva litros de agua encima y a la bici. Fueron las dos horas en bici más duras que recuerdo…mi destreza “en mojado” no me permitía mucho, aún así fui dándolo todo cuidando las molestias, pero el frío y el agua hicieron mella…y no paraba de tiritar con una hipotermia que controlé como pude, básicamente usando los recursos naturales del cuerpo…vamos con mi “aguita amarilla”. Que no suene a guarrada porque entre tanta agua no quedaba ni gota…
La lluvia se hace intermitente y paso el primer trago. Ahora llega el reventón de rueda…con las manos heladas y el agua me cargo los desmontables y el adaptador de CO2 se encasquilla. Un amable señor se desvive por darme unos desmontables y una no tan amable juez viene en moto tarjeta roja en mano. “Ironman no help” “ya, ya….señorita no me ve usted como estoy…” Después de “negociar” y ante mi aspecto deplorable decide llamar al servicio técnico y compadecerse. Resumiendo más de 40 minutos parado…Se acabó, hay que terminar como sea…me quedan casi 100kmts. Con las piernas frias vuelvo a la carrera y fuera de sitio intento mantener la cabeza firme y pensar en que hay que luchar.
Al fin llego a la T2, a la “transisión” como dice quien yo se me…Salgo a correr y me encuentro muy “pillado” del isquio, así que me propongo un ritmo uniforme para correr entorno a 4.45-5. Los ánimos de mi gente me hacen luchar. Dan alas. Suenan sus cencerros y sus gritos inyectan la moral suficiente para continuar. Vuelta tras vuelta, chapetón tras chapetón pasan los kmts..no llego ni a 150 pulsaciones, voy tranquilo para no acabar de romperme. Siento la emoción y la alegría de estar viviendo esto una vez más, siento la frustración por la averia, el dolor por la lesión, el cabreo por no poder demostrar el tiempo que valgo, la ilusión por ver a los mios, por llegar a esa meta, siento lo que es un IRONMAN. Llego a esa alfombra. Un decente maratón a ritmo en 3h 35m me deja satisfecho. Todo se detiene y se acelera a la vez…casi no veo, porque no miro. Me miro a mí. Dentro. Veo a mis compañeros de entreno. Esa carretera de la costa. Esa subida a Mijas. La Malagueta, la playa de Fuengirola. Esos rodaje por el hipódromo de Mijas, esa carretera a la Cala…Miro más. Veo a mis alumnos “profe yo también quiero ser ironman!!”… Veo a mi familia que a veces no entiende pero comprende. A mis amigos que me apoyan y me siguen, unos desde Málaga y otros valientes ahí soportando lluvia y frío (gracias, sois muy grandes).Veo a mis Tri-compañeros con los que he compartido una experiencia genial.
12 excesivas horas y 3 minutos. 12 horas de vivencias.12 horas adversidad superada. 12 horas de aventura e ilusión…Veo la meta, voy buscando su regazo y con forma de dulce sonrisa y abrazo sale el Sol.

jueves, 7 de julio de 2011

17 dias para el gran reto


Desconectado. Así me encuentro en lo referente al blog. Las últimas semanas entre los entrenos y las evaluaciones no me ha dado tiempo a sentarme a escribir.Si a esto se le suma el fin del curso con mudanza incluida para que hablar...

Vamos a lo que nos interesa.El camino al Ironman de Frankfurt.Continuo sin encontrarme a tono. Esta tarde voy a ver a Paco Jaime, mi superdietista a ver si me pone un pelín más fino, porque estoy tres kilos más gordo que el año pasado cuando fui al Ironman de Roth. Aún sin tenerlas todas conmigo, estas últimas semanas he conseguido acumular buenos entrenos de bici, el domingo último por ejemplo cerramos con 12okmts más una hora de carrera, y logré acabar los últimos tres kilómetros corriendo alrrededor de a 4 el kmt. El caso es que estos entrenos hacen que al menos salga uno reforzado a nivel mental. Por supuesto estas dos semanas próximas van a ir en la misma línea. Mañana 5 horitas de bici, a las 4 de la tarde, con la fresquita y el domingo transición de 5 horas de bici más una de carrera a pie. El lunes sabré como estoy realmente, pero superar este finde de entrenos me va a dar mucha moral, estoy seguro.
Este Ironman me está costando y mucho...pero cada vez estoy más concentrado en el tema y seguro que va a ser toda una experiencia!!! Seguiremos informando!