martes, 21 de junio de 2011

Se sabe como se empieza...

Después de mucho tiempo de inactividad bloguera por diversas causas cedo con muchísimo gusto mi espacio para que mi gran amigo Carito, nos cuente su experiencia el pasado Ironman. A mí me hizo reflexionar mucho. A veces no valoramos lo que es un ironman, lo que cuesta prepararlo y lo fácil que es que todo se complique en un momento. Yo por mi parte lo dedico a todos aquellos que tienen el valor de ponerse en la linea de salida. Os dejo con el amigo Carito:

Se sabe cómo se empieza, pero no cómo se termina.

Pensaba que todo lo tenía controlado, pues la verdad es que había entrenado muy bien para este Iron man ( extrememan). El seguimiento de mi entrenador había sido muy bueno y lo cierto es que yo me encontraba fuerte. Casi 6 meses de entrenos sacando tiempo de donde no lo había.

5 de junio me presente en la línea de esta prueba. A las 6:30 empezaba el segmento de la natación y 20 minutos antes de salida estaba que se me salía el corazón por la boca. Poco antes preparé todo mi material y charlaba con Jordi, Anastacio, Miguel y los Josés ( todos del trialandalus).

Empezamos a nadar y todo marchaba sobre ruedas. Salgo del agua en 1h 9´. Empiezo la bici y las sensaciones eran buenísimas. Supuestamente como y bebo bien. Los 180 km de la bici fueron muy duros ( más de 2500 m de desnivel) pero siguen las buenas sensaciones. Sólo al final , sobre el km 170, empiezo a sentir algo de flojera. Termino en 7h 6´.

Aquí empieza mi calvario. Empiezo a correr y ya en el primer avituallamiento no puedo comer nada. Pasan los kms y sigo sin poder meter nada en mi cuerpo, ni casi agua. Paso la media maratón aun en el tiempo que pensaba ( 1k 50´). Pero a partir de aquí me empiezo a sentir cada vez peor. Todos me dicen que coma, pero sólo de pensarlo se me ponían los pelos de punta. Ya en el km 28 de la maratón decido para a descansar algo y ya no fui capaz de volver a poner mi cuerpo en marcha.

En resumen. No asimilé todo lo que comí en bici, no hice la digestión y eso provocó el no poder comer mientras corría. Al final mi cuerpo después de 11h dijo basta.

La sensación que se te queda después de 6 meses de trabajo y no ser capaz de terminar a 12km de meta es de fracaso y derrota. Ahora intento pasar página y prepararme para el TITAN.

Por eso en un IRON MAN Se sabe cómo se empieza, pero no cómo se termina.