viernes, 28 de agosto de 2009

Pequeñas y grandes batallas

Se acerca la vuelta al cole, la vuelta al trabajo tras unas estupendas vacaciones en las que he tenido la suerte de descubrir parte del norte de Europa y de disfrutar de viajar en barco, algo que espero repetir. La gracia sería completa si mi lesión hubiese remitido y me hubiese "hartado" de correr y hacer deporte, pero desgracidamente la "Batalla" contra mi lesión continua...
Comienzo con un cambio de imagen en el blog, no es que esté muy convencido con el nuevo cambio...pero tras un año del "Devorando" era ya hora de reformas, dando cabida a los tres deportes que con más o menos éxito practico.

Lo dicho la gran Batalla continua. En esto del deporte cada vez que nos ponemos el dorsal se abre una nueva batalla, la principal y realmente importante en mi caso contra uno mismo. No deja de ser cierto que la "salsa" de todo esto son las pequeñas victorias y derrotas con los compañeros de entreno y amigos, a todos nos gusta estar lo más delante posible. Lo bonito es que a menudo el vencedor pasa a ser derrotado en poco tiempo y así seguimos disfrutando de la competición. Cuando nos quitamos el dorsal todo queda en unas risas, a felicitarse todos y a seguir!

El problema viene cuando esas batallitas se trasladan a los entrenos. Siempre es sano un poco de pique, pero a veces estos entrenos dejan de ser efectivos pues se trabaja todo menos lo que se debe, todo por "echarle la pata" por delante al compañero de turno, que suele ser además el que te escucha y te apoya durante toda la temporada, el que "soporta" y se interesa por tus lesiones...
Esto no queda aquí...si aparece otro corredor, o ciclista, el típico amigo de un amigo..pues ya se desatan las hostilidades para dejar claro "quien manda aquí"... Se nos olvida lo importante, lo primero que estamos "echando un rato de deporte", y lo segundo que estamos entrenando y no demostrando lo "buenos" que somos, para eso, lo dicho...a ponerse el dorsal...