sábado, 18 de abril de 2009

El mejor amigo del hombre...


Que conste que soy consciente de que algunos animales demuestran más sensibilidad que algunos humanos...dicho esto y dado que mis entrenos son algo más que nada en estas semanas me gustaría hablar de la relación amor- odio del corredor con el perro. Algunos entrenan e incluso compiten con ellos, cuando lo veo me parece admirable, no solo cuidar de uno mismo sino tambien estar pendiente del animal. Pero...¿quien no la ha tenido alguna vez con algun can de malas pulgas?
Hoy 4okmts de MTB, leves molestias en los sóleos, ayer otra vez fisio y el lunes volveré a probarme corriendo. A mitad de camino se me ha cruzado un perrito con unas ganas de ligarme .... menos mal que la carretera estaba buena y que así un par de veces, que potencia gastaba el tio!!!
No ha sido la única vez...Esta fue gorda...y cada vez que lo pienso me da risa, pero en el momento pasamos un mal rato... Recién llegados destinados a Jimena de la Fra. en pleno Parque natural de los Alcornocales , en Cadiz, Pepe, Alvaro y el que suscribe salimos a correr a ver que tal , no conociamos ni caminos ni nada e ibamos a ciegas. Aparece de pronto un perro...lo llamo perro porque le vi de muy cerca los dientes...y las babas que echaba, pero por tamaño bien podía haber sido un pony. No se la raza, pero era enorme. Nos persiguió durante unos minutos eternos...decidí echarme un lado pensando que el perro seguiría a los otros, y tuve la suerte de que así fue...Al rato salió una chica hippie, la dueña de la criatura y empezó a gritar en inglés, y el "perrito" volvió al redil. Acojonaos quedamos, y no exagero lo más mínimo.
Otra más graciosilla ....me sucedió en la puerta de mi bloque, en el que viven muchas señoras con sus perritos, de esos pequeños que ladran como un San Bernardo. Llegaba a casa tras una tirada larga, más muerto que vivo, y el perrillo empezó a ladrarme "defendiendo " el espacio de su dueña...yo no le hice ni caso...y ni corto ni perezoso se lanzó a por mis wave rider y allí quedó cogido y yo dale que te pego al pie...hasta que se soltó...en fin...!anécdotas caninas!

PD: Al leer el comentario de Salva recuerdo como una tarde en el paseo marítimo se nos cruzó un perro enorme que venía de la arena (un mastín o algo así) yo que iba más a la izquierda pude esquivarlo, pero Salva...dió el salto de su vida!!!! aun no se como lo hizo.....impre-zionante...

13 comentarios:

CarLitros dijo...

Yo he tenido algún incidente también, sobretodo con perros pequeños de señoras mayores, que empiezan a ladrar y a perseguirte. Un día le voy a dar una hostia a uno para ver si además de ladrar también vuelan, ya verás.

De todos modos en algunos sitios es hasta peligroso. Esta semana en Albacete he salido a correr con un amigo que me ha comentado que por el camino que normalmente ruedo cuando vengo el otro día un perro mordió a dos corredores y que uno de ellos tuvo que ir a urgencias... he cambiado el circuito, claro.

Un abrazo

Paco Montoro dijo...

Los perros no...los dueños son los culpables de que se lancen...No hace nada, suelen decir los h.p con una sonrisita.
En fin, esto sera siempre una lucha. El días menos pensado salimos con una mordedura...tiempo al tiempo....saludos

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Paco, esos son los llamados "entrenamientos de calidad". Cuando te sale un perro de esos vas a más velocidad que en carrera.

El otro día, en Fiñana, tenía pensado dar dos vueltas a un circuito de 4 km pero cuando me crucé con un perro más alto que yo (que tampoco es muy difícil que así sea), desistí de volver a pasar por el mismo sitio. Menos mal que tan sólo se quedó mirando. Pero vamos, se me pusieron de corbata como solemos decir.

El perro, el mejor amigo del hombre (será de su dueño porque lo que es a mí...) Soy canofóbico total. Lo siento.

Juanito dijo...

Buff! ya me habían contado alguna historia de perros y a mí salvo algún perro pequeño que me ha seguido nada de nada, y espero seguir así porque de oír y leer lo que comentan me dan ganas de no salir por caminos a correr. Y los dueños tienen la culpa, yo tengo un perro pequeño (snhauzer) y de momento no se ha ido nunca a por nadie, pero nada más que hace el intento de ladrar a alguna persona le doy bien dado en el morro, educación por favor, jejeje, un saludo y cuidado por los camino....

Saturnino dijo...

"Que no hacen nada", suele gritar el dueño, mientras el perro va detrás de tí como un poseso.
Yo he tenido dos o tres encontronazos con ellos y en más de una ocasión de cambiar el recorrido cuando los veo de lejos (si son grandes).
Aunque los verdaderos culpables son sus dueños, con los que si he tenido más de una bronca y seguiré teniendo. Fijaros y veréis que si ven venir un perro más grande que el de ellos lo agarran y si te ven a tí que te jo.., son unos caras.
Un saludo.

Salvador Gamarro Melgar dijo...

No recuerdas el salto mio en el paseo maritimo...eso si que podría haber sido grave sino esquivo al chucho!

LORENZO dijo...

Hace cosa de unos seis meses volvía de una tirada larga por el monte cuando al regesar a casa me veo a mi vecino sentado en frente de su casa y su pastor alemán suelto por ahí... y como no, el chucho (que era un cachorro pero parecía un burro) viene hacia mi y me salta con las patas por delante. Logro quitarmelo de encima y el perro se le da por atacar a mi zapatillas mientras que su dueño se reía y me decía que es solo un cachorro. Hoy lo siento mucho por el perro pero aquel día me quede a gusto estampandole una pata en todo el hocico al bicho; asi en frío lo pienso y quien merecía la patada era el dueño.

Jesús Lens dijo...

Es que aunque sea que vas despistado y te pega un ladrido un perro encadenado, el repullo que pegas!!! Mejor amigo del hombre, vale. ¿Pero del corredor?

Rafa González dijo...

A mí lo que más nervioso me pone es ver una fiera llena de dientes del tamaño de un autobús ladrando como un loco y corriendo a todo correr hacia mí, y que se acerque el/la dueño y te diga "tranquilo, que no muerde".....

Espartano dijo...

Los perros por desgracia no son consciente de sus actos, estos tienen reflejos como instinto animal, pero para tenerlos como mascotas domesticas hay que enseñarles y controlarles. Los dueños son los culpables de los actos de sus perros. Yo tengo perro y nunca nunca lo he llevado suelto.
Cuidate.

PERIKO dijo...

Anecdota la mía hace como un mes, se me pegó un labrador y no es que me atacara es que no me dejaba correr porque estaría falto de cariño y se me pegaba a las piernas, así tres kms. Hombre Paco acabo de ver como proximo objetivo el titan, cuando quieras inspeccionamos terreno, que allí juego en casa.

José Antonio dijo...

Desagradables sorpresas también he tenido, algunas virulentas. El atractivo que representamos los corredores para los perros es alto, de ahí que algunos corredores lleven aparatos que emiten sonidos molestos para ahuyentarlos. Es una cruz que hemos de soportar, sobre todo quienes corremos por caminos. Pero lleva razón Paco Montoro, a veces son peores los dueños...

Paco dijo...

A todos: Amigos, esto da para un libro!!! si entre todos nos ponemos recopilamos las anécdotas más curiosas del binomio corredor -perro.
También me han llegado por ahí algunas anécdotas con otros animales, incluso toros! esta afición de correr....va a resultar ser de alto riesgo!!!!